Cookies
Este sitio web utiliza cookies. Al continuar navegando acepta nuestra Política de Cookies. Más información
ACEPTAR

La madurez del almacenamiento en red

Cómo cambian las soluciones de almacenamiento en red para adaptarse a las necesidades de las empresas en crecimiento

Los dispositivos de almacenamiento en red NAS, antes considerados un producto exclusivamente para pequeñas empresas, han crecido en los últimos años tanto en capacidad como, lo que es más importante, en prestaciones y escalabilidad. Incorporan funcionalidades que antes se encontraban sólo en soluciones de almacenamiento de alto nivel. Además, evitan los costes adicionales de mantenimiento o alojamiento externo, lo que permite a los fabricantes ofrecer soluciones mucho más completas, asequibles y capaces de satisfacer las necesidades de almacenamiento de toda clase de empresas.

Al principio estaba NAS
La mayoría de las PYMES están familiarizadas con los dispositivos NAS, diseñados para sustituir a los servidores de archivos de aplicación general con costes más reducidos y facilidad de gestión. Estas soluciones NAS permiten a los ordenadores cliente acceder directamente al almacenamiento en forma de carpetas compartidas en red, igual que un servidor de archivo Windows, Mac o Linux pero con una interfaz web mucho más sencilla en cuanto a su configuración y administración.

Los NAS están disponibles en diversos formatos, desde sencillas soluciones de entrada hasta dispositivos instalables en cabinas de almacenamiento con más posibilidades de ampliación. RAID (Redundant Array of Independent Disks) se ha convertido en una función prioritaria, con lo que NAS es apropiado para empresas tanto para uso compartido de archivos y acceso remoto por Internet como para gestionar las copias de seguridad. No obstante, existen limitaciones en cuanto a lo que NAS puede hacer, especialmente en los ámbitos de rendimiento y posibilidades de ampliación. Es posible que estas limitaciones no preocupen a las PYMES, pero pueden suponer un auténtico problema cuando es necesario recurrir a servidores.

Después llegó iSCSI
Como las soluciones NAS no reemplazan a los servidores, son muy populares y se utilizan para alojar aplicaciones esenciales para empresas de todo el mundo. Además, debido a la virtualización y al auge de los servicios Cloud o en la Nube, se ha producido una explosión en la demanda de almacenamiento rápido, flexible,  fiable como complemento a los servidores.

Hasta ahora, para ir más allá de la funcionalidad de las soluciones NAS, habría que implementar una red de área de almacenamiento SAN (Storage Area Network Arrays) por fibra independiente. La manera más moderna, más sencilla, a la par que asequible, consiste en proporcionar el mismo acceso al almacenamiento compartido NAS a nivel de bloques que con una SAN de canal de fibra, pero utilizando el protocolo iSCSI sobre una infraestructura de red Ethernet ordinaria.

En menos de una década, iSCSI se ha convertido en el protocolo elegido para instalaciones SAN y es fácil ver el motivo. Al igual que con el canal de fibra, el almacenamiento iSCSI se facilita y administra de forma centralizada, pero se presenta en forma de volúmenes virtuales que aparecen como unidades de disco conectadas directamente desde el punto de vista de los servidores cliente.

No obstante, a diferencia del almacenamiento local, los volúmenes iSCSI pueden crearse en cuestión de segundos, reasignarse a distintos servidores a voluntad, ampliar su capacidad, compartirse en grupos de servidores o duplicarse y copiarse para mayor seguridad. Y todo usando switches y cables Ethernet LAN estándar para la conectividad.

Dos se convierten en uno
Con estas ventajas, no es sorprendente que los fabricantes de almacenamiento en red se hayan pasado a iSCSI y, en los dos últimos años, han empezado a añadirlo como opción en soluciones de almacenamiento empresariales para todo tipo de organizaciones.

Todavía hay dispositivos exclusivamente NAS disponibles, por supuesto, al igual que soluciones que solo emplean iSCSI. No obstante, los fabricantes ofrecen cada vez más productos híbridos NAS/iSCSI, como el D-Link ShareCenter Pro 1550, capaces de ofrecer uso compartido SAN simultáneamente a través de NAS y iSCSI.

Las soluciones de almacenamiento híbrido, que se gestionan mediante una sencilla interfaz web permiten a los clientes ofrecer tanto archivos compartidos en red como los volúmenes virtuales necesarios para servidores de correo electrónico, web y otras aplicaciones, todo integrado en un dispositivo.

Alta disponibilidad y mucho más
Necesariamente, las ventajas de iSCSI suponen responsabilidades y requisitos adicionales. Cuando se utiliza para mantener aplicaciones esenciales para el negocio, por ejemplo, los compradores de soluciones híbridas de almacenamiento deben buscar el tipo de prestaciones de alta disponibilidad que se asocian tradicionalmente a soluciones de categoría empresarial más costosas. Se trata de funciones que permiten a los sistemas esenciales para el negocio sobrevivir a los fallos de hardware habituales y recuperarse con rapidez cuando se producen desastres.

Un sistema RAID básico no es suficiente. Los clientes necesitan productos capaces de soportar el fallo de dos discos a la vez (RAID 6). Además, quieren saber que la solución de almacenamiento seguirá funcionando incluso si falla una fuente de alimentación. Esto significa alimentación redundante, algo que no siempre es una opción, pero que el D-Link ShareCenter Pro 1550 ofrece de serie.

El D-Link SharecenterPro 1550 también incluye otras funciones de alta disponibilidad que normalmente se asocian a productos que cuestan mucho más. Funciones como la posibilidad de duplicar automáticamente el contenido del almacenamiento a través de la red para protegerlo de un posible desastre y de tomar instantáneas que pueden usarse como copias de seguridad y para recuperar el equipo con rapidez cuando se producen fallos del sistema.

El cifrado de datos también está disponible en el D-Link ShareCenter Pro 1550 y, al igual que todas estas prestaciones extra, está incluido en el precio base en lugar de exigir una licencia adicional.

Por supuesto, siempre habrá un delicado equilibrio entre el precio y el conjunto de prestaciones de las soluciones de almacenamiento dirigidas a las PYMEs. Dicho esto, a medida que la tecnología iSCSI madura y se hace cada vez más asequible, puede estar seguro de que pronto aparecerán otras funciones avanzadas que se popularizarán y estarán disponibles muy pronto en todos los dispositivos.