Cookies
Este sitio web utiliza cookies. Al continuar navegando acepta nuestra Política de Cookies. Más información
ACEPTAR

Alcance global con un toque local

El objetivo de D-Link es desarrollar una cultura realmente centrada en el cliente prestando un servicio con un toque personal. Con este objetivo, D-Link ha adoptado un modelo de servicio "glocal". D-Link basa su negocio en los mejores talentos locales de cada región. De este modo, D-Link ha establecido una amplia presencia global con 190 oficinas en 67 países. Cada oficina local conoce a la perfección las necesidades del mercado regional. El 99% de los empleados de D-Link se contratan de forma local. D-Link define objetivos anuales para aumentar la satisfacción de sus clientes. Los comentarios de los clientes son esenciales para el proceso de desarrollo y soporte de los productos de D-Link.

Como líder en soluciones de redes Ethernet e inalámbricas, D-Link se ha convertido en una marca internacional de confianza de la que empresas y consumidores dependen para sus conexiones con el mundo en general. Las unidades de negocio local bien consolidadas por todo el mundo forman la plataforma para nuestra cadena de valor sólida y fiable. Los expertos regionales proporcionan conocimientos locales a la sede central de D-Link, lo que nos permite satisfacer las necesidades de los centros de producción de vanguardia con una velocidad que nuestros competidores no pueden igualar.

Los productos de D-Link son recomendados y distribuidos por personas a las que nuestros clientes conocen y en las que confían. D-Link se esfuerza por atender a cada cliente con respeto, conocimientos y atención personal, no importa si el cliente es un particular o una gran empresa. Este enfoque ha permitido a D-Link ofrecer con éxito un nivel de atención y servicio uniforme.