Cookies
Este sitio web utiliza cookies. Al continuar navegando acepta nuestra Política de Cookies. Más información
ACEPTAR

GPON

Fiber to The Home (FTTH) cuenta con un amplio reconocimiento como la solución óptima para proporcionar banda ancha a las comunidades nuevas y existentes. A diferencia de los servicios de cable y xDSL, que utilizan las viejas líneas telefónicas y cables de TV, FTTH implica la instalación de fibra óptica entre una oficina central y los hogares. Aunque el ancho de banda de los actuales servicios FTTH es de algunas decenas de Mb/s, la inversión en tendidos de fibra óptica prepara la infraestructura para satisfacer demandas de ancho de banda desde cientos de Mb/s hasta 1 Gb/s por línea de abonado en la próxima década.

GPON (Gigabit Passive Optical Network), una innovadora tecnología para la aplicación de FTTH, ofrece un ancho de banda sin precedentes (hasta 2,5 Gb/s de bajada, compartida entre un máximo de 128 instalaciones) y una mayor distancia desde la oficina central (20-40 kilómetros, en comparación con los 4 o 5 kilómetros de DSL), lo que permite a los proveedores de servicios habilitar aplicaciones intensivas en ancho de banda y establecer una posición estratégica a largo plazo en el mercado de banda ancha.

GPON utiliza una topología de punto a multipunto. Se utiliza un divisor de fibra pasivo para dividir la fibra óptica entre varias instalaciones, lo que reduce la cantidad de fibra y equipos necesarios en la oficina central en comparación con las arquitecturas de punto a punto. La naturaleza pasiva de GPON elimina el uso de electricidad, lo que permite instalar el divisor en un lugar donde no sea posible obtener electricidad. También es más eficiente en términos energéticos.

Los dispositivos ONT Gigabit Passive Optical Network (GPON) de D-Link ofrecen servicios de voz, datos y vídeo de alta velocidad a los abonados domésticos y empresariales. Se benefician del extraordinario ancho de banda de la tecnología GPON y ofrecen una conexión de último kilómetro fiable y de largo alcance al extender la red pública de banda ancha hasta las personas que viven y trabajan en hogares y oficinas distantes.